Qué bonita es la Navidad

Llega una de las épocas más bonitas del año, una época en la que se respira alegría en las calles y sobre todo en los hogares. Llega una época de reencuentros, de abrazos en los aeropuertos y de cenas y risas en familia.

Llega la época por excelencia del turrón, los mazapanes, los polvorones y la nostalgia de otro año que se nos va para dejar paso a uno nuevo.

Llega una época en la que nos invaden los recuerdos bonitos, la alegría de sentir tan cerca a las personas que son importantes para nosotros y que nos han acompañado durante todo el año. En un año que ha sido especial para nosotros, en nuestro décimo año.

Llega el momento de buscar en el trastero esa caja en la que guardamos un montón de adornos navideños y de luces (siempre enredadas, por supuesto). De poner el árbol de Navidad y de que los peques quieran poner sus figuritas en el Belén.

Llega el momento de adornar las cocinas con la planta de Navidad, o flor de Pascua, que  siempre regala algún familiar. Aun sabiendo que no pasará de esas navidades, sus hojas rojas llenan de vida nuestros hogares.  

Llega la hora de juntarse con los familiares y de elegir el menú. Están los que quieren las recetas clásicas y los que quieren innovar con salsas o ingredientes nuevos. También llega la hora de poner “la mesa de los niños” y poner a todos los primos juntos.

Llegan los villancicos por en medio de las calles, con el aroma a castañas asadas de fondo. Los mercadillos navideños por las calles que el resto del año están llenas de gente con prisas. Llegan los momentos de pasear tranquilamente, de ver las luces de navidad y los escaparates de las tiendas decorados; todo esto envueltos con guantes, gorros y bufandas.

Llegan los propósitos de año nuevo, cargados de buenas intenciones, como empezar en el gimnasio o tener una dieta más sana y equilibrada después de todos los atracones de las fiestas.

Es la época de echar especial de menos a los que ya no están y de celebrar con los que nos rodean y deseamos que nos sigan acompañando muchas navidades más.

Por eso queremos compartir contigo este sentimiento de alegría y de celebración. Y, en estas fechas tan señaladas, contagiarte toda la alegría que nos transmites a nosotros para estas fechas y para el año que va a empezar, un año más que queremos pasar juntos.

Llegados estos momentos solo podemos decir ¡Feliz Navidad!